Queridos Cohermanos, Hermanas, Laicos Asociados y Amigos:

 

El 26 de abril del próximo año 2016 se caracterizará por ser el 150 Aniversario de la restauración del culto público al Icono de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro en la iglesia San Alfonso, en Roma. Como saben, los Misioneros Redentoristas conmemorarán este evento a través de un triple proceso celebrativo: de preparación y celebración propiamente dicha del Jubileo, de renovados esfuerzos en nuestra labor de evangelización, y de continua promoción de la devoción a Nuestra Madre del Perpetuo Socorro. La Comisión Central para la Celebración del Jubileo ha comenzado ya sus trabajos y ha iniciado relaciones de coordinación con las personas de contacto y con las Comisiones creadas al efecto por las Confeencias, (V) Provincias y Regiones.

 

 

 

 

 

El texto de Juan, antes citado, se ha tomado del pasaje evangélico que se proclama en la fista de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro. Durante este año jubilar se nos reucerda, una vez más, que estamos llamados a seguir el ejemplo del discípulo amado: ¡acoger a María, Madre del Perpetuo Socorro, "en nuestro propio hogar" como la acogimos en la iglesia San Alfonso en Roma!

 

Restauración del culto público al Icono

 

Durante trescientos años, el Icono de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro fue venerado en la iglesia de San Mateo, en Roma. En 1798, al caer Roma bajo las fuerzas invasoras, el convento y la iglesia de San Mateo fueron derruidos, y el Icono trasladado al convento agustino de "Santa María in Posterula" en cuya capilla privada se colocó.

 

A petición del Padre Nicolás Mauron, Superior General de los Redentoristas, el Beato Papa Pío IX entregó el Icono a los Redentoristas el 11 de diciembre de 1865 para que su veneración pública fuera restaurada en la iglesia San Alfonso, construida sobre el mismo solar que antiguamente ocupara la iglesia de San Mateo. Al confiar el Icono a la custodia del Padre Mauron y a los Misioneros Redentoristas, el Papa Pío IX pidió que "La diéramos a conocer al mundo entero".

 

El 26 de abril de 1866, tras una esmerada restauración del Icono, Nuestra Madre del Perpetuo Socorro fue llevada en solemne procesión hasta la iglesia San Alfonso en Roma. A partir de esa fecha, una constante y creciente devoción a María bajo esta advocacion del "Perpetuo Socorro" fue sosciténdose no sólo en Roma, sino en todo el mundo.

 

Actos celebrativos del Año Jubilar en Roma:

Durante este Año Jubilar, se tendrán en el Santuario de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro, iglesia San Alfonso en Roma, tres importantes actos celebrativos:

 

1. La Inauguración Oficial del Año Jubilar

 

Durante los días 27 y 28 de junio de este año 2015, tendremos la celebración de la Apertura Oficial del Año Jubilar. La noche del 27 de junio, sábado, fiesta propia de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro, los Misioneros Redentoristas tendrán en la iglesia san Alfonso la celebración del Inicio del Año Jubilar mediante una eucaristía y una vigilia de oración ante el Icono Original.

 

La tarde del 28 de junio, domingo, celebraremos la tradicional fiesta solemne en la iglesia san Alfonso con una eucaristía seguida de la procesión de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro por las calles del barrio.

 

2. Restauración del culto público al Icono

 

El 26 de abril de 2016 celebraremos en la iglesia san Alfonso, a través de una solemne eucaristía ante el Icono Original, el 150 Aniversario de la restauración del culto público a este Icono de Amor.

 

3. Solemne Clausura litúrgica del Año Jubilar

 

Durante el fin de semana del 25 y 26 de junio de 2016, celebraremos en la iglesia san Alfonso, en Roma, la Clausura del Año Jubilar. Esta celebración coincidirá con los actos propios de la fiesta de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro que incluyen la tradicional procesión por las calles aledañas al Santuario.

 

A medida que se vayan acercando las fechas se irán dando a conocer nuevos detalles sobre estos actos.

 

Invitamos a las (V) Provincias, parroquias, Congregaciones relgiosas, Diócesis, y demás sujetos o grupos a que, durante el Año Jubilar, organicen peregrinaciones a Roma para orar ante el Icono Original de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro. Alentamos especialmente la participación en los tres actos oficiales antes mencionados - aunque siempre es posible organizar otras peregrinaciones en momentos distintos.

 

Celebraciones y actos en las Conferencias, (V) Provincias y Regiones

 

De acuerdo con lo que el Beato Papa IX nos exhortó, los Misioneros Redentoristas ciertamente "la han dado a conocer al mundo entero". Durante los últimos 150 años, la devoción a Nuestra Madre del Perpetuo Socorro ha acompañado a los Misioneros Redentoristas a donde quiera que hemos ido.

 

Presente en más de 80 países, esta devoción la hemos llevado a todos los continentes y hasta los últimos confines del mundo. La devoción a este Icono se encuentra en las Iglesias Orientales, Católicas u Ortodoxas, así como en la Iglesia Católica Romana. En numerosos lugares, la devoción a la Madre del Perpetuo Socorro ha precedido incluso a la propia presencia de los Misioneros Redentoristas. Esto sucedió, por ejemplo, en Haití, Corea y Ghana. Al Perpetuo Socorro la han nombrado Patrona propia distintas Congregaciones religiosas así como diversas diócesis y parroquias.

 

La Comisión ha propuesto a las Conferencias y a las Unidades numerosas sugerencias con el fin de ayudarlas a organizar este Año Jubilar. Personalmente, me agradaría proponer algunas otras sugerencias adicionales:

 

1. El 11 de diciembre de 2015 viene marcado por ser el 150 aniversario de la petición de "Dadla a conocer al mundo entero". Sugiero que en todas las iglesias y comunidades redentoristas se tenga en cuenta, de alguna manera, dicha petición destacando el alcance mundial de esta devoción a Nuestra Madre del Perpetuo Socorro.

2. Cada una de las Unidades podría pensar en organizar mensualmente algún acto para destacar este Jubileo - renovadas oraciones o actos de devoción dentro de la Novena, una celebración litúrgica, algún taller sobre el Icono, algún retiro, etc.

3. Cada una de las Unidades podría ponerse en contacto con algunas otras Congregaciones religiosas, parroquias e iglesias que practican la devoción a Nuestra Madre del Perpetuo Socorro y organizar conjuntamente determinados actos.

 

Por supuesto, alentamos vivamente a aquellas Conferencias y (V) Provincias que ya están organizando congresos, publicaciones y otros actos al respecto.

 

Comisión Central para el Jubileo de la Madre del Perpetuo Socorro

La Comisión Central ha venido trabajando duramente para proporcionar medios y fomentar iniciativas locales en orden a este importante Año Jubilar. En esta Comisión Central, presidida por el p. Juventius Andrade, Consultor General, se encuentra un representante de cada una de las Conferencias.

A los representantes de las Conferencias los asiste el p. Biju Madathikunnel, Oficina de comunicaciones, Roma.

 

En un futuro próximo, la Comisión Central espera encontrarse en condiciones de proporcionar recursos tales como:

  • Publicación de artículos sobre María, especialmente bajo la advocación del Perpetuo Socorro.

  • Documentación sobre la espiritualidad y la historia del Icono.

  • Otros materiales y recursos para la oración.

Muchos de estos recursos pueden encontrarse ya en la Web oficial del Año Jubilar, www.iconoflove.org. Conforme vaya avanzando este Año Jubilar, dicho sitio web irá también actualizándose de forma continua.

 

Celebración del Año Jubilar del Perpetuo Socorro durante el Jubileo Extraordinario de la Misericordia

 

Creo que es providencial que nuestra celebración del Año Jubilar de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro coincida con el Año Jubilar Extraordinario de la Misericordia proclamado por el Papa Francisco, y que comenzará el 8 de diciembre de éste año 2015, Solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, Patrona principal de la Congregación del Santísimo Redentor.

 

San alfonso invocó a María honrándola como Madre de la Misericordia y refugio de pecadores. En cuanto Perpetuo Socorro de todo el pueblo de Dios, ella coopera al `misterio de la redención`en Cristo (Cont. 32). En sus meditaciones sobre la "Salve Regina", en Las Glorias de María, Alfonso no se cansa de presentar a María, Madre de la Misericordia, como nuestro Perpetuo Socorro, modelo y guía.

 

El Santo Padre concluye su Bula de Convocatoria del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, Misericordiae Vultus, con palabras que tocan los corazones de todos los que aman a Nuestra Madre del Perpetuo Socorro:

 

"El pensamiento se dirige ahora a la Madre de la Misericordia. La dulzura de su mirada nos acompañe en este Año Santo, para que podamos redescubrir la alegría de la ternura de Dios. Ninguno como María ha conocido la profundidad el misterio de Dios hecho hombre. Todo en su vida fue plasmado por la presencia de la misericordia hecha carne. La Madre del Crucificado Resucitado entró en el santuario de la misericordia divian porque partició íntimamente en el misterio de su amor.

 

... Al pié de la cruz, María junto con Juan, el discípulo del amor, es testigo de las palabras de perdón que salen de la boca de Jesús. El perdón supremo ofrecido a quien lo ha crucificado nos muestra dónde puede llegar la misericordia de Dios. María atestigua que la misericordia del Hijo de Dios no conoce límites y alcanza  a todos sin excluir a ninguno. Dirijamos a ella la antigua y siempre nueva oración del Salve Regina, para que nunca se canse de volver a nosotros sus ojos misericordiosos y nos haga dignos de contemplar el rostro de la misericordia, su Hijo Jesús"  (MV 24).

 

El Santo Padre nos invita `a peregrinar` durante este Jubileo Extraordinario de la Misericordia, acompañados por María, Madre de la Misericordia, a quien también invocamos como Nuestro Perpetuo Socorro.

 

Los Misioneros Redentoristas saben que el amor de María no es un elemento opcional de nuestra espiritualidad; es parte integrante de nuestra concepción de la copiosa redemtio - la abundante redención y la plenitud de la vida a la que estamos llamados por Jesús, Nuestro Santísimo Redentor.

 

Llamados por el Redentor a llevar la Buena Nueva a los pobres y a los abandonados, damos nuestras vidas por la abundante redención en comunión con María, Nuestro Perpetuo Socorro. Ella nos acompaña cuando predicamos el Evangelio siempre de manera nueva. Ella nos muestra el rostro de la misericordia, que es su Hijo Jesús, el Cristo. Ella nos enseña a ser "discípulos misioneros", conocedores de `lo revolucionario de la ternura y del cariño`(EG. 288).

 

Que este Año Jubilar de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro nos acerque más profundamente al Jubileo Extraordinario de la Misericordia a fin de poder proclamar con nuestras palabras y con nuestras vidas ¡la alegría del Evangelio que aporta la copiosa redemptio a todos! Que san Alfonso continúe enseñándonos el amor y la confianza filial a María que marcó toda su vida. ¡Que el Espíritu Santo guíe nuestras celebraciones e inflame nuestros corazones!

 

Su hermano en el Redentor,

Michael Brehl, C.Ss.R.

Superior General

 

 

 

...Por la presente, convoco oficialmente el Año Jubilar que dará comienzo el 27 de junio de este año 2015, con la fiesta de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro, y que se prolongará hasta el 27 de junio de 2016, fiesta igualmente de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro.